Nº87 Los cambios sociales en Chile y la necesaria modernización del Estado

Resultados Censo 2017

A principios del mes de mayo, el gobierno realizó la segunda entrega de los resultados definitivos del Censo 2017, con datos sobre crecimiento de la población, viviendas, hacinamiento, tipos de hogar, educación, pueblos indígenas, migración, entre otros. Esta información complementa la que fue difundida en diciembre del año pasado.

De acuerdo al Censo, la población en Chile es de 17.574.003 personas, siendo más mujeres (51,1%) que hombres (48,9%). Se observa un claro proceso de envejecimiento, existiendo una tasa de crecimiento intercensal de 1% respecto de 2002, con cada vez más habitantes que tienen 65 o más años. Además, el promedio de hijos por mujer cayó de 1,6 en 2002 a 1,3 en 2017.

El Censo también determinó que la población mayoritariamente vive en áreas urbanas (87,8%). Las cifras del Censo indican que la futura región de Ñuble será la zona del país con mayor población en zonas rurales (30,6%), seguida a continuación de La Araucanía (29,1%) y Los Ríos (28,3%).

Por otra parte, aumentó el porcentaje de personas con al menos un año de educación superior aprobado (21,9% en 2002 a 29,8% en 2017). Por consiguiente, el promedio de años de escolaridad de la población ha subido de 9,41 en 2002 a 11,05 en 2017. Asimismo, el 84% de la población declaró trabajar en el sector económico terciario, el 7% en el sector secundario y el restante 9% en el sector primario.

Aumentó el número de viviendas totales, pero disminuyó su tasa de crecimiento (2,7 en 2002 a 2,6 en 2017); bajó el número de personas por hogar (3,6 en 2002 a 3,1 en 2017) y se redujo significativamente el hacinamiento (17,2% en 2002 a 7,3% en 2017). La casa sigue siendo el principal tipo de vivienda particular (82,1% en 2002 a 79,7% en 2017), pero creciendo los departamentos en edificio (12,6% en 2002 a 17,5% en 2017).

Crecieron los hogares unipersonales (11,6% en 2002 a 17,8% en 2017) y disminuyeron fuertemente los hogares nucleares biparentales con hijos (38,1% en 2002 a 28,8% en 2017). El 58,4% de los hogares tienen como jefe de hogar a un hombre y el 41,6% el jefe de hogar es una mujer. Sin embargo, el 84,9% de los hogares nucleares monoparentales cuentan con una mujer como jefe de hogar.

En cuanto al tema indígena, el 12,8% de las personas se considera perteneciente a un pueblo originario (2.185.792 habitantes), donde el mayor porcentaje entre estos lo representan los mapuches (79,8%). Las dos regiones con mayor porcentaje de población que se considera perteneciente a un pueblo originario son Arica y Parinacota (35,7%) y La Araucanía (34,3%).

Por último, al momento de realizarse el Censo, el 4,35% de la población en 2017 eran migrantes, es decir, que nacieron en el extranjero y que declararon residir habitualmente en el país, habiendo una alza considerable desde el 1,27% en 2002. En términos numéricos, significaba 746.465 residentes habituales en 2017, prácticamente cuatro veces la cifra de 2002. Del total de estos, el 66,7% declaró haber llegado a Chile entre 2010 y 2017. Los inmigrantes peruanos constituyen el principal grupo (25,3%), y a continuación estaban los colombianos (14,2%) y venezolanos (11,2%). En ese instante, los haitianos eran el sexto país con más inmigrantes en Chile (8,4%).

¿Cómo el Estado administra los servicios públicos?

La opinión ciudadana respecto a cómo el Estado administra los servicios públicos es contundente: el 60% de las personas estiman que el Estado los administra mal, según los resultados de la encuesta Bicentenario UC-Adimark 2017. Al desagregar por grupos, vemos que esta opinión es pareja entre hombres (60%) y mujeres (61%), menor entre los jóvenes de 18 y 24 años (53%), y muy similar entre los niveles socioeconómicos alto (58%), medio (62%) y bajo (60%).

Gráfico 1. Estado y evaluación de servicios públicos

Fuente: Elaboración propia en base a encuesta Bicentenario UC-Adimark 2017

Agenda de gobierno y modernización del Estado

En el programa de gobierno de Sebastián Piñera[1] el tema de la modernización del Estado ocupa un capítulo completo, denominado un “Estado moderno, cercano e inteligente al servicio de las personas”. En el documento se señala que “es evidente que la actual estructura institucional, administrativa y financiera del Estado de Chile no es capaz de responder a las necesidades de ciudadanos que exigen un servicio cada vez más rápido, digital, eficiente y de calidad en respuesta a sus demandas, propias de un mundo moderno, globalizado e interconectado. La atención en los servicios públicos en salud, educación, justicia y transporte público, que son la cara visible del Estado, se encuentran mal evaluados. Los ciudadanos muchas veces tienen que adaptarse a éste, cuando lo que corresponde es que el Estado se adapte y se disponga a sus necesidades”.

Entre las principales propuestas del programa encontramos iniciativas como Chile sin Papeleo 2025 y ChileAtiende Online, para reducir significativamente los tramites en papel que tengan que hacer los ciudadanos con el Estado y facilitar el acceso a través de aplicaciones desde teléfonos móviles.

En términos institucionales, se anunció la creación de una Secretaria de Mejora de la Calidad del Estado, coordinada por un directorio que incluya además de Presidencia, a los ministerios de Hacienda y la Secretaria General de la Presidencia, cuyo objetivo sea hacer seguimiento de la gestión del gobierno potenciando el rol de los subsecretarios y que revise el cumplimiento de los objetivos estratégicos y metas que se establezcan.

Asimismo, se plantea modernizar el centro de gobierno fortaleciendo la coordinación entre Presidencia y los ministerios de Interior, Hacienda y Secretaria General de la Presidencia; institucionalizar por ley el funcionamiento de los comités interministeriales de coordinación político, económico, social, infraestructura y territorio; modernizar la asesoría presidencial y mejorar la coordinación con las comisiones asesoras presidenciales; evaluar la eliminación de la Secretaria General de Gobierno sustituyéndola por un vocero con rango ministerial responsable de las comunicaciones; y fortalecer las capacidades de la Secretaria General de la Presidencia en materias de modernización del Estado, probidad, transparencia, rendición de cuentas y participación ciudadana.

Además, se pretender regular de mejor forma el tránsito entre el sector público y el privado avanzando hacia estándares OCDE; actualizar las regulaciones respecto a los delitos funcionarios como el soborno y el cohecho; ampliar las exigencias de transparencia de organismos autónomos del Estado; crear una plataforma única de datos abiertos; fortalecer Chile Compra y mejorar el proceso de licitaciones y adquisiciones; y monitorear por medio de Chile Paga el cumplimiento de los pagos de las instituciones públicas con sus proveedores.

Vinculado a las personas que trabajan en el Estado, se busca modernizar el Programa de Mejoramiento de la Gestión; fortalecer los Convenios de Desempeño Colectivo; modernizar el Estatuto Administrativo; incrementar la movilidad vertical y horizontal de los funcionarios al interior de las instituciones del Estado; y fortalecer el Servicio Civil y la Alta Dirección pública premiando el mérito y disminuyendo la discrecionalidad en la carrera funcionaria.

En relación a temas de recursos, se busca contar con una nueva estructura de la Dirección Presupuestaria (Dipres) y hacer cambios en los informes financieros que acompañan los proyectos de ley elaborados por el Ejecutivo. En la misma línea, implementar una unidad de impacto regulatorio en la oficina de Competitividad, Inversión y Productividad, la cual esté dedicada a evaluar el efecto de proyectos de ley, reglamentos y programas. Otro anuncio importante es la creación de una Agencia de la Evaluación de las Políticas Públicas.

Finalmente, se puso como objetivo reformar los gobiernos corporativos de las empresas públicas, acabando con la presencia de ministros en los directorios; separar la función empresarial de un eventual rol social de las empresas públicas; y armonizar las diferentes leyes de las empresas públicas, potenciando el Sistema de Empresas Públicas.

Más recientemente, en su primera cuenta pública[2], el Ministerio Secretaria General de la Presidencia fijó como principales puntos de su agenda tres aspectos: 1) modernización del Estado (modernizar el centro de gobierno; institucionalizar el funcionamiento de los comités interministeriales; Oficina de Innovación Política; y Agencia de Evaluación de Políticas Públicas), 2) gobierno digital (Chile Sin Papeleo 2025; ChileAtiende Online; y plataforma única de datos abiertos y portal Data Chile) y 3) probidad y transparencia (ley de integridad pública; ley de transparencia 2.0; y probidad de gobiernos regionales y locales). En concreto, se puso como desafío para los próximos 60 días la puesta en marcha de la Agenda de Modernización del Estado y de la Agenda de Probidad y Transparencia.

En particular, el ministro Gonzalo Blumel[3] señaló respecto a los temas de probidad y transparencia, que “aquí el desafío no es sólo implementarlo, sino que estas iniciativas surjan no como respuesta a una crisis sino que se anticipen y recojan lo que se está demandando y requieren una respuesta a crisis que surgen cada cierto tiempo”.

Además, la autoridad sostuvo que “queremos ser durante este año el primer ministerio que erradique completamente los papeles de sus trámites internos, está trabajando el equipo, tiene el mandato y esperemos que a fines de este año se acabe el papeleo físico y sea todo por las vías digitales. En forma de predicar por ejemplo, porque si somos el Ministerio que tiene el mandato de encabezar la transformación digital del Estado, tenemos una obligación que cumplir y demostrar a los demás organismos públicos”.

Comentarios finales

Es fundamental contar con información que permita entender los cambios que van experimentando las sociedades en el tiempo. Por ello, la segunda entrega de los resultados del Censo 2017 es vital para que el Estado vaya adaptando las respuestas que tiene para los problemas sociales y se muestre cercano a los problemas de la gente; más considerando la mala evaluación ciudadana que hay sobre su rol y los servicios públicos.

Vinculado estrechamente con lo anterior, el tema de la modernización del Estado es sumamente relevante para tener un Estado que responda de mejor forma a las demandas sociales de hoy, teniendo como principio que siempre el Estado está al servicio de las personas. Independiente de lo que haga el gobierno en otras áreas de gestión, en este tema un gobierno de centroderecha puede marcar la diferencia con el resto de los sectores políticos, contando con una institucionalidad acorde a las nuevas exigencias.

  1. http://www.sebastianpinera.cl/images/programa-SP.pdf
  2. http://www.minsegpres.gob.cl/wp-content/uploads/2018/05/240517-Presentacion-Cuenta-Participativa-Segpres-2018.pdf
  3. http://www.emol.com/noticias/Nacional/2018/05/25/907489/Modernizacion-del-Estado-y-transparencia-Las-proximas-agendas-que-impulsara-el-ministro-Blumel.html