Nº90 Proyecto de Ley que Modifica el Código sanitario para incorporar y regular el uso medicinal de productos derivados de cannabis.

Boletín: 11327-11.
Ingresó por: Cámara de Diputados.
Fecha: 12 de Julio de 2017.
Urgencia: Sin urgencia.
Etapa: Segundo Trámite constitucional.
Quorum: Quórum simple.

 

I.- Principales objetivos y contenidos.

La idea matriz o fundamental del proyecto es permitir la fabricación de especies derivadas de cannabis, cuando esté debida y legalmente autorizada, y se destine a tratamiento médico prescrito por un médico tratante mediante receta médica.

La moción original está constituida por dos artículos permanentes.

  1. Mediante el 1°, se propone incorporar una letra g) en el artículo 11 del Código Sanitario para establecer que los municipios soliciten la autorización al Servicio Agrícola y Ganadero, para que se permita el cultivo de ciertas especies que allí se mencionan, para determinados fines.
  2. Mediante el 2°, se propone introducir dos nuevos artículos, también en el Código Sanitario, numerados como 98 bis y 98 ter.

Para los autores de la moción (diputadas Karol Cariola Oliva, Loreto Carvajal Ambiado, Daniella Cicardini Milla, Maya Fernández Allende, Marcela Hernando Pérez y Denise Pascal Allende, y de los diputados Juan Luis Castro González, Daniel Melo Contreras, Guillermo Tellier del Valle y Víctor Torres Jeldes), sería importante liberalizar la prohibición del cultivo de cannabis cuando ésta tiene por objeto cubrir fines terapéuticos o medicinales para algunas enfermedades o dolores que no ha sido posible tratarlos o aliviarlos mediante la medicina tradicional.

II.- Principales comentarios en Comisión de Salud de la Cámara.

En su exposición ante la Comisión, el Dr. Carlos Ibáñez, médico psiquiatra en representación Presidente de la Sociedad de Neurología, Psiquiatría y Neurocirugía (Lientur Taha), realizó los siguientes comentarios respecto al texto del proyecto de ley:

El Dr. Ibáñez partió señalando que se está usando el cannabis para el tratamiento de la epilepsia refractaria en niños, con el siguiente resultado: la tercera parte de los pacientes ha manifestado una reducción de la crisis en un 50% o más de sus efectos; sin embargo el 47% de tales pacientes presentaron efectos adversos y el 21% les aumentó las convulsiones o manifestaron convulsiones nuevas

Luego expresó que “(…) que la Cannabis y los fármacos Cannabinoides tienen efectos adversos, entre ellos la adicción y algunos fármacos cannabinoides muestran resultados alentadores en investigaciones bien diseñadas, y están en condiciones de presentar sus estudios para que el ISP autorice su comercialización en el país. La planta completa aún no cuenta con esa evidencia”.

Añadió que “la cadena productiva y de distribución de fármacos/sustancias con potencial adictivo (como los derivados del Cannabis) requiere de estrictas medidas de supervisión y control, que hacen aconsejable centralizar estas iniciativas y ceñirse a las mismas regulaciones aplicadas a todas las sustancias psicotrópicas y estupefacientes. “

Por todo lo señalado anteriormente, expresó que “(…) no es recomendable modificar el Código Sanitario con el objetivo de que se prescriba la planta Cannabis en Chile (artículo 2 del proyecto de ley). No parece seguro facilitar la siembra de cannabis en domicilios particulares para la fabricación artesanal de preparados cannabinoides. Sí es recomendable permitir la prescripción de Cannabinoides aprobados por la autoridad sanitaria”.

Por su parte, Ramiro Zepeda Iriarte médico de la Universidad de Chile, señaló en su exposición que “(…) el mundo de la medicina se mueve en base a la evidencia y ello es “neopositivismo” que plantea que el comportamiento humano se puede transformar en número y por lo tanto, todo se puede verificar (El positivismo lógico está conectado con la filosofía analítica, basada en el análisis lingüístico, y aboga por aplicar al comportamiento humano aquellos hechos que puedan ser probados (Todo se verifica)). Este neopositivismo tiene tres principios: explicación matemática de los hechos; todo en la práctica se puede hacer ciencia, y ética de los objetivos fijos, esto es, que no se puede conocer algo que no se ha investigado previamente.”

Luego, señaló que “(…) desde el punto de vista de la farmacología se tienen que tomar consideración los fundamentos que nos permitan prohibir algo y ese algo es: toxicidad aguda, crónica o adicción.”

Al respecto mencionó que “(…) los fármacos tienen una dosis que es efectiva y otra que lo convierte en tóxico y letal y dentro de la dosis efectiva no todos las personas reaccionan de igual manera ante una misma dosis farmacológica, lo que implica que no existe una dosis efectiva poblacional. Todo lo anterior, para llegar al concepto de “índice terapéutico” que es aquel índice en donde no existe riesgo de toxicidad para la persona y, en ese sentido, la cannabis tiene una toxicidad de 1 en 20.000, esto es, es menos letal que otros medicamentos que se venden sin receta ( Ej.: Ibuprofeno).”

Concluye que el proyecto de ley tiene cuatro pilares fundamentales: autocultivo, cultivo comunitario, producción de fitofármacos y que el médico pueda acceder a tratamientos no convencionales…

Respecto del autocultivo, señaló que dicho derecho “(…) ya ha sido reconocido en diversos fallos por la Corte Suprema, sin necesidad de contar con una receta, por lo que la existencia de esta prescripción debe ser suficiente para que las policías no incauten las plantas del paciente.”

Más adelante, la Presidente de la Sociedad de Psiquiatría y Neurología de la Infancia y Adolescencia (SOPNIA), Dra. Verónica Burón Klose, señaló que “(…) se han desarrollado nuevos fármacos para el tratamiento de la epilepsia, dentro de los cuales está el cannabidiol, y también se han desarrollado otras alternativas terapéuticas como la cirugía de epilepsia y la dieta cetogénica.”

Luego, precisó que “no es lo mismo marihuana que el cannabidiol (CBD) y que la información disponible a la fecha sobre efectividad y seguridad de la marihuana para uso en epilepsia y otras patologías es limitada.”

Realizó las siguientes recomendaciones:

– Confiar el manejo integral de la epilepsia refractaria, por su severidad y complejidad, al médico especialista en neurología pediátrica entrenado en el manejo de epilepsias complejas;

– Esperar con cautela que los estudios metodológicamente validados puedan establecer el espectro real de eficacia clínica, las dosis adecuadas y los posibles efectos adversos de cannabinoides en el tratamiento de la epilepsia refractaria y otras condiciones neurológicas crónicas incapacitantes y no utilizar ningún compuesto sin la supervisión de un médico especialista;

– Los preparados por vía oral que se utilicen deben cumplir siempre con buenas prácticas de fabricación, por lo que deben evitarse los preparados caseros o artesanales.

Proyecto de Ley que Modifica el Código Sanitario para prohibir el uso de leña y otros derivados de la madera o de la biomasa en la Región Metropolitana…
Boletín: 10180-12
Ingresó por: Senado.
Fecha: 8 de julio de 2015.
Urgencia: Sin urgencia.
Etapa: Primer Trámite constitucional.
Quorum: Simple.

 

I.- Principales objetivos y contenidos.

Este proyecto de ley propone establecer la proscripción de la calefacción mediante leña o biomasa en la Región Metropolitana.

El proyecto se estructura en un artículo permanente único:

“Artículo único: Agrégase el siguiente párrafo tercero a la letra a) del artículo 89 del Código Sanitario:

“Se prohíbe la utilización de leña para efectos de calefacción de viviendas, así como el funcionamiento de todo tipo de calefactores que utilicen leña, estén o no provistos de sistemas de doble cámara de combustión, en la Provincia de Santiago y en las comunas de Puente Alto y San Bernardo. En la fiscalización y prueba de la infracción a esta prohibición podrán utilizarse registros fotográficos o de video proveídos por cualquiera que acredite interés en ello.”.

De acuerdo al autor de la moción (Senador Guido Girardi) “es necesario redefinir los instrumentos y acciones mediante los cuales se está llevando a cabo la política pública en materia de protección frente a la contaminación atmosférica, dado que los planes de descontaminación -si bien han logrado avances- hasta la fecha no han mostrado ser eficientes en obtener los objetivos propuestos, pues no se ha logrado alcanzar los rangos bajo los cuales las normas de calidad primaria muestran que no vivimos en un medio ambiente contaminado. Evitar esta situación de riesgo para la salud y el medio ambiente es una cuestión que debe ser garantizada por toda la organización estatal, en cumplimiento de obligaciones impuestas por la Constitución Política.”

Por lo anterior “(…) se debe reforzar legislativamente el marco normativo dentro del cual se dictan dichos planes. En esta perspectiva, el presente proyecto pretende avanzar en el establecimiento de instrumentos jurídicos supra reglamentarios para la Región Metropolitana, por ser la cuenca más poblada de nuestro país (…)”.

II.- Principales comentarios en Comisión de Salud de la Cámara.

Durante su discusión en general, en el gobierno anterior, el entonces Subsecretario del Medio Ambiente, Marcelo Mena señaló que “(…) la percepción ciudadana frente a la exigencia de estándares más estrictos en la medición de la calidad del aire es positiva, al igual que respecto del establecimiento de medidas más duras al respecto. También hay un apoyo transversal a la restricción del uso de calefactores a leña.”

Más adelante agregó que “(…) recientemente se proscribió el uso en la Región Metropolitana de calefactores no certificados vendidos antes del año 2013. Sin embargo, ha sido una medida extremadamente difícil de fiscalizar, por cuanto desde el exterior de una residencia no es posible advertir qué tipo de calefactor se emplea”.

Refiriéndose específicamente a la situación de la Región Metropolitana, expresó que “(…) dado que alrededor del 5% de la matriz energética para calefacción está conformado por la leña, no hay mucho espacio para hacer más eficiente su uso, toda vez que, por lo general, se utiliza leña seca y hay un mayor número de calefactores certificados. Sin embargo, en materia de costos de operación el valor de la leña no es significativamente distinto al de otras fuentes de energía, como los pellets, el gas natural o la parafina.”

Considerando el uso extensivo de leña en sectores rurales, sugirió que la propuesta contenida en el proyecto de ley debería llevarse a la práctica de forma gradual, sumada a la implementación de subsidios para sus habitantes.

Por último, hizo presente que “(…) la mayoría de los calefactores que se utilizan fuera del radio urbano, contrarían la normativa vigente porque no están certificados. Sin perjuicio de ello, planteó que el plan de descontaminación que se presentará en el mes de noviembre próximo[1] contempla alrededor de 40.000 subsidios a viviendas rurales, para el reemplazo de su fuente de calefacción, y otros 40.000 de reacondicionamiento habitacional o aislación térmica, a efectos de reducir el consumo de combustible.”

Por su parte la senadora DC Carolina Goic señaló compartir las ideas centrales planteadas por el proyecto de ley, sin perjuicio de lo cual expresó dudas sobre si la materia en comento debería ser abordada por la vía legal, ya que, en su parecer, las autoridades administrativas cuentan con facultades necesarias para adoptar medidas como las promovidas por la iniciativa legal en debate.

Respaldó “(…) la implementación progresiva de la prohibición que propone el proyecto, con el objeto de evitar que se afecte a personas de bajos ingresos que no tienen otra alternativa de calefacción y cuyo grupo familiar podría ser afectado por el frío.”

Por lo mismo, requirió el diseño de una política pública que abarque de manera integral los efectos de la quema de leña en fuentes residenciales, las alternativas disponibles para su reemplazo y las causas por la cuales una familia se ve compelida a su utilización.

La senadora UDI Jacqueline Van Rysselbergue expresó su preocupación por la eventualidad de que la proscripción que propone el proyecto de ley afecte en mayor medida a las familias de menor nivel socio económico.

Asimismo, exhortó a “(…) adoptar las medidas necesarias para que no se incremente la cifra de hogares sin calefacción, una vez aprobada la iniciativa de ley en discusión. Y si el Estado va a ahorrar recursos debido a los menores costos sanitarios esperados, instó a que ellos sean destinados a paliar los gastos en que deberán incurrir quienes deban reemplazar su fuente de calefacción y no cuenten con los medios necesarios para hacerlo.”

El senador RN Francisco Chahuán señaló que “(…) es bien sabido que en distintos lugares del país existen zonas declaradas saturada (…)” y sugirió extender a todas ellas la prohibición del uso de leña

  1. Se refiere al año 2015.