OP 1111 El decepcionante diagnóstico en la administración de los hospitales públicos

Resultado de imagen para deuda hospitalaria
Imprimir

Desde hace tiempo que se ha experimentado en Chile una situación de menoscabo en el sistema de salud pública, caracterizada esta por diversos problemas tales como el aumento inequívoco en el stock de deuda hospitalaria, los largos tiempos de espera en atenciones médicas tanto GES como no GES, los fallecimientos de pacientes en listas de espera, entre otros problemas más, que no se han podido ir paliando en los últimos dos años, pese a que se han realizado más de alguna inyección de recursos desde Hacienda.

De acuerdo a lo anterior, existe una alta preocupación por parte del actual ministro de la cartera recién mencionada, como también por parte de ex ministros de hacienda de administraciones anteriores, en relación al creciente sobregasto en salud, motivo por el cual se hace apremiante la necesidad de un control más riguroso en la gestión de los recintos de los servicios de salud como de los presupuestos que se les asignan.

En abril de este año, la Contraloría General de la República publicó un informe sobre la auditoría al endeudamiento hospitalario[1], señalando que la deuda hospitalaria exigible al 31 de diciembre de 2016 alcanzó alrededor de $75.989 millones, la cual se compone por las cuentas contables “Cuentas por pagar bienes y servicios de consumo”[2] y “Cuentas por pagar adquisición de activos no financieros”[3], estas cifras corresponden a 27 hospitales fiscalizados. Adicionalmente, el organismo fiscalizador detectó que al 31 de diciembre de 2016 la deuda hospitalaria estaba subvaluada por un monto de al menos $8.011 millones debido a que en algunos recintos se detectó que había pasivos no registrados.

Dicha situación dificultó la gestión de 2017 dado que los saldos iniciales de caja para aquel año, no fueron suficientes para cubrir los pasivos exigibles, sumado a los pasivos que no se habían registrado a fin del año anterior[4]. De esta forma la deuda flotante no cubierta con el saldo inicial de caja alcanzó un monto de $69.073 millones[5].

De acuerdo a las variables que explican el endeudamiento en los hospitales públicos, y según la Contraloría General de la República, es posible identificar las siguientes:

  • Desviaciones presupuestarias. Déficit de $17.331 millones en 9 hospitales entre los ingresos percibidos y los gastos ejecutados a fin de 2016.
  • Deficiencias en las gestiones de cobranza. En 20 hospitales el stock de cuentas por cobrar alcanzó $21.694 millones al 31 de diciembre de 2016. Además de cuentas por cobrar no registradas.
  • Falta de determinación del costo de las prestaciones. Existen recintos que no tienen estudios de costos para las diferentes prestaciones que provee, en consecuencia no se puede saber con precisión si lo que se cobra por las prestaciones alcanza para cubrir el costo que implica. Más aún, hay hospitales que han pagado un precio mayor al arancel de FONASA a sociedades médicas para una cierta prestación contratada.

A esta problemática se suman otros factores como por ejemplo la carencia de procedimientos de asignación y utilización de pabellones, lo que impide el uso eficiente de estos últimos. Falencias en la gestión de compra de medicamentos y fármacos pagando precios por sobre los que ofrece la CENABAST, como también ineficiencias por subutilización de equipamiento médico, es decir, se gasta en adquisición en equipo médico que no se utiliza. Lo anterior, entre otros factores más.

Las ineficiencias mencionadas recientemente podrían efectivamente estar influyendo en los resultados observados en cuanto a las atenciones de prestaciones GES y no GES. Según la Contraloría General de la República[6] existe irregularidades en los casos de prestaciones GES algunas de ellas corresponden a las siguientes:

  • 531 casos asociados a garantías exceptuadas en donde la prestación médica no fue realizada a pesar del cumplimiento del plazo legal para diferentes patologías
  • Garantías exceptuadas y entregadas fuera del plazo (162 casos)
  • Falta del formulario de constancia e información del paciente, después de confirmar una patología GES (911 casos)
  • Fallecimiento de pacientes que contaban con garantías de oportunidad ya vencidas.

Respecto a las prestaciones no GES, algunas irregularidades identificadas corresponden a:

  • Incremento en los días de espera promedio para atenciones quirúrgicas.
  • Egresos hospitalarios de intervenciones quirúrgicas que no fueron justificados de la lista de pacientes no GES.
  • Carencia de criterios formales para asignar prioridades en cuanto a la atención de los pacientes en lista de espera para atenciones quirúrgica no GES.

Las situaciones descritas dan cuenta de problemas graves de gestión en los recintos de salud públicos. En el gobierno anterior, se comenzó a llevar a cabo un ambicioso plan de inversión en infraestructura hospitalaria, de forma de construir nuevos hospitales, o en algunos casos de reparaciones o reposición de infraestructura dañada por el terremoto de 2010 o por antigüedad del recinto.

El objetivo del plan de inversión suponía favorecer la oferta de atenciones médicas, al incrementar la infraestructura y así atender la creciente demanda dado el envejecimiento que ha sufrido la población, y que se prevé que seguirá dicho patrón en los años venideros. Sin embargo, la realidad ha dejado en evidencia que el objetivo está lejos de cumplirse.

Además, la situación descrita por los informes de la Contraloría da para pensar que la calidad y la cantidad ofrecida de atención médica en el sistema público pueden mejorarse en “buena medida” a través de una mejor gestión de los recintos de los servicios de salud, a través de un mayor control y fiscalización en los gastos, mejoramiento en los estándares de asignación de recursos, incrementar la resolutividad en la atención primaria, entre otras medidas. En general debe haber un mejor sistema de “accountability” para la gestión de recursos públicos en el sistema de salud.

Referencias

Contraloría General de la República (CGR) Informe Consolidado Nº 500, de 2018 sobre auditoría al endeudamiento hospitalario. Abril 2018

Contraloría General de la República (CGR) Informe N° 659, de 2017 (Lista de Espera GES y No GES) Consolidado de los informes de 23 hospitales Agosto 2017

  1. Informe Consolidado Nº 500, de 2018 sobre auditoría al endeudamiento hospitalario. Abril 2018
  2. Subtítulo 22
  3. Subtítulo 29
  4. Esto ocurre para 21 recintos asistenciales
  5. Ídem
  6. Informe N° 659, de 2017 (Lista de Espera GES y No GES)Consolidado de los informes de 23 hospitales