OP 1100 La Libertad Económica y el Desarrollo

De acuerdo al Índice de Libertad Económica 2017 publicado por The Heritage Foundation[1], nuestro país se posiciona en el lugar 10 entre 180 países. En particular el índice cifró en 76,5 unidades para Chile[2], mientras que a nivel mundial alcanzó un valor de 60,9 puntos. En primer lugar se ubicó Hong Kong, seguido de Singapur, Nueva Zelanda, Suiza y Australia, por otro lado, los cinco países peor posicionados corresponden a Corea del Norte, Venezuela, Cuba y República del Congo.

El índice de libertad Económica, tal como lo señala su nombre, mide el grado de libertad económica considerando las siguientes dimensiones:

  • Derechos de Propiedad
  • Integridad del Gobierno
  • Efectividad Judicial
  • Gasto del gobierno
  • Carga tributaria
  • Salud Fiscal
  • Libertad para hacer negocios
  • Libertad de trabajo
  • Libertad monetaria
  • Libertad Comercial
  • Libertad de inversión
  • Libertad Financiera

Para Chile en 2017, el ítem Salud Fiscal correspondió a la dimensión con el valor del índice más alto (96,1 unidades), situándose en la ubicación Nº30 en el ranking. Le sigue Libertad Comercial (Nº47 en el ranking y con un índice de 86,4 puntos) y en tercer lugar se observa Gasto del Gobierno en conjunto con Libertad Monetaria.

En cambio las dimensiones en donde se pueden observar los valores más bajos en el índice corresponden a Efectividad Judicial (con un índice de 63,7 unidades, y en el lugar Nº36 en el ranking), Libertad de Trabajo (64,3 en el índice y lugar Nº71 en el ranking) y Derechos de Propiedad (68,2 puntos en el índice y Nº40 en el ranking).

Al examinar las cifras a lo largo del tiempo, hay dos dimensiones que han presentado una llamativa tendencia en los últimos años: Derechos de Propiedad y Libertad de Trabajo. Respecto a la primera, entre el año 1995 hasta 2009, el índice en Chile se mantuvo en un valor de 90 puntos, en 2010 y 2011 presentó un valor de 85 unidades y retornó a la cifra de 90 puntos en 2012 para mantenerse en dicho valor hasta 2015. Sin embargo en 2016 bajó nuevamente a un valor de 85, y en 2017 consignó una abrupta baja, ubicándose en una cifra de 68,2 unidades.

Llama la atención la trayectoria que ha seguido el valor del índice a nivel mundial. Si bien desde 1995 y hasta hoy, el indicador revela una evolución por debajo del observado en Chile, pareciera ser que se está acercando, considerando que en el último año a nivel mundial, el índice creció de 42 puntos en 2016 a 52,2 unidades en 2017.

En relación a Libertad de Trabajo, entre 2005 y 2008[3], el índice fluctuaba en torno a un valor de 77 unidades con pequeñas variaciones. Posteriormente en el periodo comprendido entre 2009 y 2013, el índice registró valores entre 75,4 y 74,2 puntos. En 2014 el índice bajó un 6,6% anual ubicándose en 69,3 puntos y desde allí se ha reducido de forma inequívoca hasta el día de hoy registrando un valor de 64,3 unidades. La trayectoria a la baja que se ha experimentado en estas dimensiones podría obedecer a la gestión del actual gobierno, argumentándose que los cambios en la Constitución podrían afectar negativamente los derechos de propiedad.

En el caso de la Libertad de Trabajo, la hipótesis apunta a que la reforma laboral pareciera jugar más en favor de los trabajadores sindicados, otorgándoles mayor poder de negociación. Además la reforma considera elementos que podrían afectar negativamente la empleabilidad para cierto grupo de trabajadores, por ejemplo los trabajadores aprendices en las grandes empresas y a los trabajadores que permanecen de forma transitoria, dado que la reforma entrega la posibilidad para estos subconjuntos de trabajadores de ser incluidos en diferentes negociaciones.

En función de lo anterior, mejorar el bienestar de los trabajadores es difícil de cumplir en el largo plazo solo modificando la legislación laboral. Esto no quiere decir que no consideramos importante el mejorar las condiciones la y calidad de vida de los trabajadores, pero el problema que se puede visualizar en el futuro, es que muchos procesos productivos se realizarán mediante la robótica, sin la presencia de trabajadores. Si al mismo tiempo, la legislación laboral es muy restrictiva o implica un poder de negociación muy alto por parte de los trabajadores, los incentivos de sustituir trabajo por capital por parte de las empresas serían aún mayores, potenciando aún más los efectos negativos sobre la empleabilidad y por lo tanto en la libertad de trabajo.

Considerando lo anterior, cabe preguntarse ¿Cuáles son los beneficios de la libertad económica en el crecimiento y desarrollo en los países? Como se puede apreciar en el Gráfico 1, se identifica una relación positiva entre el Índice de Libertad Económica y el PIB per cápita para el conjunto de los 180 países que componen el ranking. Al realizar una regresión simple entre estas variables, se obtiene un coeficiente estimado de 0,0002966 con una alta significancia estadística. En cuanto a significancia económica, es difícil establecer si un aumento de 0,0002966 en el índice por cada aumento de US$1 en el PIB per cápita es mucho o poco. A lo anterior, se debe añadir que un análisis de regresión simple está muy lejano de revelar una evidencia sólida, pero los resultados entregan una idea de cómo se relacionan estas variables.

Gráfico 1: Índice de Libertad Económica y PIB Per Cápita entre Países

(PIB per cápita a Poder de Paridad de Compra (PPP))

Fuente: Elaboración propia con datos de The Heritage Foundation, 2017 Index of Economic Freedom http://www.heritage.org/index/

No obstante, hay estudios que sugieren que la historia de países del mundo occidental que se caracterizan por tener un Gobierno limitado y libertad económica, han creado una ventaja para las economías que actualmente se encuentran más atrasadas o que lo estuvieron hace varios años atrás[4] (Weede E. (2006)), como es el caso de China, Singapur, Corea del Sur, entre otros. El argumento se sostiene en que de no haber sido por la libertad económica y la prosperidad que eso significó, la dotación de capital humano con la que cuentan dichos países no sería tan valiosa como lo es actualmente.

Los resultados econométricos parecen indicar que el nivel inicial de desarrollo económico o las ventajas del atraso económico y la dotación de capital humano, fomentan el crecimiento económico en un mayor grado que la libertad económica o el capitalismo, pero que dicha interpretación se focaliza fuertemente en el corto plazo. La participación del Estado en la economía debe centrarse en resolver las fallas de mercado y en la elaboración de políticas públicas eficientes y orientadas a optimizar la rentabilidad social, pero la organización de la economía debe sostenerse en gran medida por el mercado.

Gráfico 2: Índice de Libertad Económica en el Tiempo: Chile vs el Mundo

Fuente: Heritage Foundation, 2017 index of Economic Freedom

Referencias

 

Weede E. (2006): Economic Freedom And Development: New Calculations and Interpretations, Cato Institute, 26 Cato J. 511 (2006)

The Heritage Foundation: Index of Economic Freedom 2017: http://www.heritage.org/index/about & http://www.heritage.org/index/visualize

AUTOR: Gustavo Díaz; Stefano Zecchetto; Economistas
  1. La Fundación Heritage (Heritage Foundation) es un centro de pensamiento estadounidense que tiene como fin la promoción de los principios de la libertad, tanto individual como económica. A partir del año 1995, este Think Tank calcula el Índice de Libertad Económica
  2. El Índice de Libertad Económica toma valores en un rango entre 0 a 100, siendo 0 el menor nivel de libertad económica y 100 el mayor
  3. Para la dimensión Libertad de Trabajo, se cuenta con datos a partir de 2005 en adelante: http://www.heritage.org/index/visualize
  4. Economic Freedom And Development: New Calculations and Interpretations, Erich Weede (2006)