OP 1102 Reajuste de las Remuneraciones del Sector Público

Un reajuste de 2,5% nominal para 2018 en el aumento de los salarios de los empleados fiscales fue el resultado de las intensas negociaciones entre el Gobierno y los representantes de 13 de las 15 organizaciones que componen la mesa de empleados del sector. Este reajuste, aprobado en el Congreso Nacional, comienza a regir desde diciembre de este año.

Al igual que en años anteriores, el proceso de negociación no estuvo exento de fricciones. En un comienzo, desde el Ministerio de Hacienda, se propuso que el reajuste debía ser de 2,1%, cifra levemente por sobre la inflación del IPC, mientras que desde los trabajadores públicos, se estimaba una propuesta de 4,0%.

A modo de antecedentes, desde 1990 y hasta 2008 el reajuste real anual promedio fue de 0,9%, en cambio para el periodo comprendido entre 2009 hasta 2017, el reajuste real promedio al año es de alrededor de 1,9%[1].

Es preocupante la trayectoria que se observa en el crecimiento de los salarios en el sector público en comparación al sector privado, más aún cuando la participación relativa del Estado en la creación de empleo ha aumentado significativamente en los últimos años. Según cifras de la Dirección de Presupuestos del Ministerio de Hacienda (Dipres), en la primera administración de Michelle Bachelet, el empleo en el gobierno central aumentó 4,2% anual promedio; mientras que en el periodo de gobierno de Sebastián Piñera, dicha cifra aumentó a un 2,9% anual y entre 2014-2015 lo hizo en 3,6%.[2]

De acuerdo a estos datos, y al calcular el crecimiento promedio de los ingresos medios en el sector público y privado para los últimos tres gobiernos, (Primer gobierno de M. Bachelet, S. Piñera y segundo gobierno de M. Bachelet) se obtiene que en el primer gobierno de Michelle Bachelet (2006-2009) el ingreso medio de los asalariados en el sector privado aumentó en promedio 3,9% al año, mientras que los ingresos de los asalariados en el sector público aumentó en promedio 7,2% al año.

En cambio en el gobierno de Sebastián Piñera, el crecimiento promedio de los ingresos medios del sector privado fue de 9,5% al año, mientras que para el sector público, dicha cifra alcanzó 8,4%. Para el actual gobierno, considerando los datos disponibles para los años 2014-2016, el crecimiento promedio de los ingresos medios de los asalariados en el sector privado es de 4,8% al año, mientras que en el sector público es de 3,6%.

El proyecto aprobado implica un reajuste general de remuneraciones de 2,5% a partir del 1° de diciembre de 2017; el aguinaldo de Navidad para el año 2018 tendrá un valor entre $54.393 y $28.772 para los funcionarios dependiendo de su remuneración líquida.

Principales beneficios concedidos:

  1. Aguinaldo de Fiestas Patrias para 2018 que tendrá un valor entre $70.035 y $48.616 para los funcionarios dependiendo de su remuneración líquida.
  2. Bono de Escolaridad por la suma de $68.110, en dos cuotas iguales. Asimismo, se pagará una bonificación adicional al bono de escolaridad de $28.772, por cada hijo causante, cuando a la fecha de pago del bono los funcionarios tengan una remuneración líquida igual o inferior a $726.772, que se pagará con la primera cuota del bono de escolaridad señalado. El aporte a los Servicios de Bienestar se fija en $118.650; y un aporte extraordinario de $11.865.
  3. Bono de Vacaciones será entre $110.117 y $77.082 para los trabajadores dependiendo de su remuneración líquida mensual al mes de noviembre de 2017, que se pagará en enero de 2018.
  4. Bonificación de Nivelación, establecida por el artículo 21º de la ley Nº 19.429, de modo que los funcionarios regidos por dicha norma reciban a lo menos una remuneración bruta mensual de $369.636, $411.369 y $437.601, para auxiliares, administrativos y técnicos, respectivamente, a contar del 1 de enero de 2018.

De acuerdo al Informe Financiero que acompaña a la Ley que otorga el reajuste, el costo fiscal que significará la ejecución de la Ley será de $218.919 millones en 2017 y de $793.666 millones en 2018.

Llama poderosamente la atención la gran cantidad de ítems que contiene el reajuste, lo que complejiza bastante la discusión, ya que son varias leyes las que están involucradas en la negociación. De estos números se desprende que el reajuste de las remuneraciones, que es lo que se conoce públicamente, representa en promedio cerca de un 60% del costo total del proceso, lo que evidencia la necesidad de mantener también un control sobre el resto de las materias discutidas. Detrás de esto se encuentra la verdadera maraña administrativa que hay detrás de las relaciones laborales en el sector público.

Desde el punto de vista de las cuentas fiscales resultaría irresponsable conceder alzas salariales que no tengan en cuenta el entorno macroeconómico que vive el país. La economía nacional probablemente crecerá en torno a 1,5% este año, y los cálculos más optimistas sugieren que durante 2018 el PIB se expandirá apenas sobre el 3%, sin descartarse que el crecimiento potencial de la economía ronde el 3% en los años venideros.

Es lamentable que cada año la discusión gire en torno al mero reajuste, bloqueando así cualquier posibilidad de entrar a condicionar las alzas a parámetros de productividad y desempeño, pues con ello la administración pública quedaría sometida a los mismos estándares que el resto del sector productivo, lo que sería sano desde el punto de vista de la eficiencia y daría legitimidad social a cualquier reajuste.

Lo complejo y costoso que resulta normalmente este proceso de negociación evidencia la necesidad de avanzar hacia una reforma laboral en el sector público, cuyo norte debería ser tender a igualar las condiciones laborales que enfrentan empleados públicos y privados, con fórmulas de reajuste acordadas previamente, con criterios lo más conocidos y observables posible. Los números permiten mostrar la importancia que tiene el que el reajuste se mantenga en línea con lo que podría ser un promedio entre inflación pasada y esperada, ya que cuando ese criterio no se cumple, como ocurrió el 2009, el costo fiscal resulta muy elevado.

Por otra parte, si bien la entrega de bonos tiene la ventaja de que no genera aumentos en la base del reajuste, tiene el problema de complejizar el proceso y hacerlo menos transparente a la opinión pública, por lo que no parece ser un esquema siempre recomendable.

Proyecto de Reajuste, Aguinaldos y Otros 2017-2018

Costo Fiscal Millones de $
Costo Fiscal Año 2017 218.919
-Reajuste Remuneraciones y Subvenciones 31.385
-Aguinaldo de Navidad Sector Activo 44.083
-Aporte a las Universidades Estatales 4.115
-Bono Desempeño Laboral para Asistentes Educación, cuota 1/2 7.581
-Asignación Función Crítica Sub. DD.HH. 201
-Asignación Especial Personal Servicio Médico Legal 60
-Bono Especial, establecido en el Artículo 68 131.494
Costo Fiscal Año 2018 793.666
-Reajuste Remuneraciones y Subvenciones 394.810
-Aguinaldo de Fiestas Patrias Sector Activo 60.888
-Bono de Escolaridad Normal 35.086
-Bono de Escolaridad Adicional 7.746
-Aporte a Bienestar 839
-Bono de Vacaciones Sector Activo 95.963
-Bono Invierno Sector Pasivo 72.108
-Aguinaldo de Fiestas Patrias Sector Pasivo 41.553
-Aguinaldo de Navidad Sector Pasivo 48.227
-Bonificación Extraordinaria Enfermera-Matrona, Ley Nº19.536 6.887
-Incremento de Ingresos Mínimos, Ley Nº19.429 1.912
-Asignación Especial Personal Servicio Médico Legal 714
-Extensión Vigencia Bono Anual Personal Zonas Extremas 3.546
-Asignación Desempeño en Cond. Difíciles Asistentes Educación 10.760
-Bono Desempeño Laboral para Asistentes Educación, cuota 2/2 7.581
-Ampliación Cobertura Beneficio Alimentación Funcionarios SNSS 3.012
-Incremento Asignación Zona Comuna Hualaihue 200
-Incremento Bonificación Zona Extrema Chiloé 663
-Extensión del Bono Personal Región Atacama, Ley Nº20.294 1.169
-Actualización Valores Bono de Asistentes educación, Ley Nº20.883 2
Costo Total, en MM$ 1.012.585

Fuente: Informe Financiero Nº150 Dipres

  1. Considerando que el reajuste que se encuentra en negociación sea de 2,5% como se propone en el proyecto de ley
  2. “Estadísticas de Recursos Humanos del Sector Público, 2006-2015”. Noviembre de 2016. Complementado por Boletines de Empleo del INE.

AUTOR: Gustavo Díaz; Stefano Zecchetto; Economistas