OP 1090 El decepcionante escenario económico que revela el IPoM de Junio de 2017

Inquietantes son las señales económicas entregadas por el Banco Central, e inquietantes también son las estimaciones de crecimiento del PIB en 2017-2018. Tras crecer apenas un 0,1% en el primer trimestre de 2017, se estima que esta tendencia continuará para el segundo trimestre del año, tras alcanzar un minúsculo desempeño de 0,1% en el mes de abril. En lo medular, el instituto emisor acotó el rango de crecimiento 2017 a entre 1% y 1,75%, desde el anterior 1% a 2%, al tiempo que revisó al alza la estimación de dinamismo del PIB en 2018 a entre 2,5% – 3,5%.

Por un lado hay factores puntuales que ayudan a explicar parte importante de este resultado, pero también es factible reconocer que hay elementos estructurales que impiden una recuperación rápida de la economía, como lo es la incertidumbre regulatoria y la implementación de reformas contrarias al libre mercado, a la productividad y al crecimiento económico.

Por ejemplo en materia de actividad económica el IMACEC de abril 2017 aumentó solamente 0,1% respecto al mes de abril de 2016 y disminuyó en 5% respecto al mes anterior. En términos desestacionalizados, aumentó en 0,9% en relación al mes precedente y aumentó 1,3% en doce meses. Abril 2017 registró tres días hábiles menos que abril de 2016.

Con este resultado, la economía acumula un crecimiento de solo 0,13% en lo que va del año, esto significa el peor desempeño desde la crisis de 2009.

Al comparar la misma cifra en relación a los años anteriores, es sabido que la economía reveló un desempeño acumulado hasta abril de 2014, de 2,6%, un 2,6% en abril de 2015 y un 2,2% en abril de 2016. En consecuencia se trata del menor crecimiento acumulado hasta abril en todos los años del actual gobierno.

En este escenario, es preocupante la dinámica de la actividad en lo que va de 2017, ya que este año se caracteriza como más complejo que el anterior. El propio Organismo Autónomo así lo reconoce, y señala que el cierre de 2016 dio cuenta de una demanda más débil y de una economía que hacia fines de año creció menos que lo anticipado. Sin ir más lejos, al observar el crecimiento promedio desde 2014 a la fecha, se observa que la economía no alcanza un dinamismo de 2% en dicho periodo, muy lejos de una tasa de crecimiento promedio 5,3% en la administración anterior.

Crecimiento del IMACEC

(Var % Anual)

Fuente: Elaboración propia con datos de Banco Central

Las proyecciones de crecimiento han sido cada vez más mediocres, y sería muy factible pensar en que este año probablemente no alcancemos a crecer ni siquiera al 1,5%.

En relación al mercado laboral, la tasa de desempleo para el trimestre móvil febrero-abril 2017 alcanzó 6,7%, lo que significa un aumento de 0,3 pp (puntos porcentuales) en doce meses y 0,1 pp en relación al trimestre móvil previo. En doce meses, los sectores que potenciaron el aumento en los ocupados, fueron Industria Manufacturera (6,1%), Otras Actividades de Servicios (12,9%) y Actividades de Salud (6,5%). Por otra parte las reducción más importantes ocurrieron en los siguientes sectores: Empleadores (-5,7%), Actividades Financieras y de Seguros (-10,3%) y Servicios Administrativos y de Apoyo (-6,8%).

En relación a la categoría ocupacional, el incremento en doce meses en la cantidad de ocupados se observó mayoritariamente en la categoría Cuenta Propia (5,0%). Por otro lado los Asalariados aumentaron (0,3%) por primera vez después de cuatro periodos de reducciones seguidas. De acuerdo a las categorías en donde se registraron reducciones en los ocupados, destaca Personal de Servicio Doméstico (-7,7%).

Por otra parte, y de acuerdo a las últimas cifras respecto a la inflación, en mayo de 2017, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) registró un incremento de 0,1% en relación al mes anterior, acumulando un 1,5% en lo que va del año y un aumento de 2,6% en doce meses. Dentro de las divisiones que presentaron alzas mensuales, las más importantes fueron Recreación y Cultura (3,4%) y Vivienda y Servicios Básicos (0,6%). Dentro de las divisiones que presentaron bajas en los precios, destaca Alimentos y Bebidas no Alcohólicas (-0,5%).

De acuerdo a los análisis del mercado, el IPC pudo haber sido hasta negativo de no haber sido por el fuerte incremento de precios en paquetes turísticos y pasajes aéreos.

El Banco Central en su Informe de Política Monetaria (IPoM) estima que la inflación será de 2,9% para 2017 y de 2,8% para el año siguiente 2018. Es decir, de acuerdo a los pronósticos del Organismo Autónomo, la inflación pareciera que tendrá un comportamiento estable pese a que la Tasa de Política Monetaria (TPM) en lo que va de 2017, se ha reducido desde 3,5% a 2,5%, a diferencia del año pasado en donde la TPM en general se mantuvo estable.

El Banco Central tiene como misión controlar la inflación y pese a que ha reducido la TPM, esto no ha tenido efecto en el ritmo al cual aumentan los precios. Lo anterior puede explicarse en parte por los datos de crecimiento en la actividad económica, que indican que en lo que va del año, la economía ha crecido solo un 0,13% como se mencionaba anteriormente, y por lo tanto esto puede conllevar a expectativas negativas lo que podría deprimir más la demanda agregada.

AUTOR: Gustavo Díaz; Stefano Zecchetto; Economistas