Nº 41 Diagnóstico Y Recomendaciones Para La Educación Municipal En Chile. Una Perspectiva En Base A Los Resultados Académicos Y De Evaluación Docente.

Introducción:

Analizar la educación de un país como Chile, es sin duda, una tarea compleja que involucra una investigación cuantitativa y cualitativa que permita la obtención de un marco no sólo normativo, sino descriptivo y analítico que nos oriente a comprender los procesos sociales, políticos y culturales que han puesto en cuestionamiento la calidad de la educación en nuestro país y, que claramente evidencia síntomas de una crisis estructural que debe ser abordada desde una perspectiva integral.

Recientemente el debate público y una de las principales reformas que impulsa Bachelet residen en la desmunicipalización de la educación, cuestión totalmente contraproducente cuando a la vez busca descentralizar de manera efectiva el país y se busca otorgar mayores atribuciones en los político, administrativo y fiscal a las regiones y comunas del país.

Resulta interesante preguntarnos si ¿Es necesaria la desmunicipalización de la educación chilena? ¿Cómo afectaría la desmunicipalización a la descentralización? ¿Cuáles son las diferencias existentes en términos académicos entre los colegios municipales, subvencionados y particulares?, ¿es tan cierto que los colegios particulares subvencionados tienen mejores resultados que los colegios municipales? ¿Cómo es posible mejorar los resultados de los colegios? ¿Cuál es el rol que juegan los docentes en la educación municipal? ¿Cómo se puede mejorar la calidad de la educación municipal en términos de docentes?

La presente perspectiva busca dar respuesta a las interrogantes antes señaladas abordando la calidad de la educación desde una perspectiva municipal en base la gestión de sus resultados. Lo anterior se logra, a través de dos indicadores fundamentales: por un lado se observan los principales instrumentos de medición de la educación en Chile, PSU Y SIMCE, y por otro lado se observa a los docentes teniendo como indicadores la evaluación de los mismos y las capacitaciones que se realizan.  A partir del diagnóstico señalado se realizarán algunas recomendaciones. Estas recomendaciones deberían considerarse a la hora de pensar reformas que busquen mejorar la educación en base la gestión de resultados.

El objetivo central es describir y analizar la calidad de la educación municipal a través de sus principales resultados académicos y  docentes.

Nuestra hipótesis uno es que los resultados académicos municipales no son tan deficientes como se creería, sino que más bien se encuentran casi al mismo nivel que los particulares subvencionados y, es más, en algunos casos es hasta superior. La educación particular pagada sigue llevando la delantera, sin embargo desmunicipalizar la educación no garantiza una mejora en la educación respecto a su calidad.

La hipótesis dos es que la formación de los docentes no ha sido la adecuada de acuerdo a la instrucción que llevan a cabo en el aula de clases, por lo que existe una debilidad en la gestión pedagógica que afecta directamente la calidad de la educación mediante la enseñanza inadecuada que se les entrega a los estudiantes.

Creemos que desmunicipalizar la educación  atenta contra el principio de descentralización, sacrificando dos tercios de la educación pública municipal que obtiene buenos resultados y, finalmente atenta contra la libertad de los Padres de poder elegir dónde quieren matricular a sus hijos. Por ende, el foco de atención debe estar centrado en mejorar los aspectos deficientes que originan una baja en la calidad de la educación por una parte en términos de resultados académicos y por otra respecto a la formación docente que actualmente tienen los profesores que enseñan en nuestro país.

La metodología a utilizar contempla un enfoque mixto a través del uso de fuentes secundarias mediante el análisis estadístico y la recopilación cualitativa de experiencias y entrevistas estudiadas.

Descripción y Análisis

A principios de los 80` bajo la coyuntura nacional que se encontraba viviendo el País en términos políticos, sociales y económicos, además de estar bajo la conducción del Gobierno Militar, la educación pública vivió un cambio estructural que hoy para algunos pone en entredicho su calidad y permanencia. En efecto, la educación pública que se encontraba en manos del Ministerio de Educación que fue traspasada a los Municipios en base a una lógica de descentralización, es decir,  en distribuir el poder sobre el territorio a partir de la organización de este en materia educacional. El transferir la educación a los municipios involucró una serie de reformas tanto políticas, como administrativas y fiscales. A su vez permitió la creación de establecimientos particulares subvencionados que ampliaron la oferta educacional  mediante la implementación de un Boucher educacional, lo que permitió un pago por parte del Estado a estos establecimientos con el objetivo de financiar parte de la educación de la población chilena. Enmarcados bajo una lógica que permitiera la libre elección por parte de los padres acerca de cuál es la educación que ello quisieran para sus hijos, este sistema permitió ampliar la oferta de la educación, generando a su vez mayor cobertura.

Transcurridos más de treinta años de aplicación del modelo educacional, y a partir del 2006 con la revolución pingüina la educación ha sido puesta en cuestionamiento a través de la detonación del movimiento social estudiantil que comenzó con los secundarios para proseguir en 2011 con los universitarios.

El Chile de ayer, claramente no es el Chile de hoy, las necesidades de la sociedad van cambiando y por ende ajustando. Si hace tres décadas hablábamos de cómo mejorar la inserción escolar básica y media, a través de una mayor cobertura, hoy en día hemos llegado a cuestionar la calidad de la educación. Aún más, la calidad de la educación pública y sobre todo la educación municipal que se encuentra en manos de Alcaldes o de Corporaciones Educacionales. En la actualidad, se han realizado algunas afirmaciones que indicarían por ejemplo, que educación municipal presenta resultados muy bajos en comparación con los particulares subvencionados y para que nombrar a los particulares, las diferencias serían abismantes. Además de lo anterior, se ha dicho también que la baja calidad de la educación municipal se debe a una baja en las matriculas, deserción e, inasistencia escolar cosa que cómo veremos más adelante no representa mayores diferencias al menos entre los establecimientos municipales y aquellos particulares subvencionados.

Además de lo anterior, se ha cuestionado enormemente el rol que juegan los docentes en el proceso educativo, así como las excesivas jornadas de clases de que tienen los alumnos y que, más que incorporar nuevas formas de formación e instrucción sólo han contribuido a un mayor agotamiento de los estudiantes, privilegiando el rol memorizador del mismo y no el analítico, práctico, crítico y reflexivo que poseen países con altos estándares de calidad.

Para medir la calidad de la educación en base a los resultados, planteamos dos formas de medir las variables independientes, por una parte los resultados del SIMCE y PSU, y por otro los resultados docentes mediante la evaluación de los mismos.

La primera  variable tiene relación con los resultados académicos de los estudiantes. Mucho se ha discutido y cuestionado acerca de si realmente el SIMCE y la PSU son buenos instrumentos de medición de la educación, sin embargo hasta ahora son los instrumentos que actualmente se han utilizado y que nos permiten tener una visión comparativa a lo largo de los años.

El primer indicador utilizado en el presente informe corresponde al SIMCE. Este instrumento de evaluación tiene como principal propósito contribuir al mejoramiento de la calidad y equidad de la educación, informando sobre los logros de aprendizaje de los estudiantes en diferentes áreas de aprendizaje del currículo nacional, y relacionándolos con el contexto escolar y social en el que estos aprenden (Agencia de Calidad de la Educación, 2014).

A partir de esto hemos elaborado el siguiente gráfico que muestra el promedio de las pruebas de lenguaje y matemática del SIMCE aplicado el 2011 a los alumnos de 4to y 8vo básico respectivamente.

41-1

Los resultados indican que las diferencias entre los colegios municipales, particulares subvencionados y particulares pagados no son tan grandes como se creería o se hace creer. Las mayores diferencias se aprecian entre los establecimientos educacionales municipales y los particulares pagados. Los resultados de 4to año muestran que los  establecimientos Municipales tienen un promedio de 250 puntos, mientras que los particulares subvencionados 266 y, finalmente los particulares pagados 299. La diferencia entre un establecimiento particular pagado y uno municipal es de más de 45 puntos, sin embargo entre uno municipal y uno subvencionado es de  16 puntos respectivamente. Si observamos la situación en 8vo básico las brechas se acrecientan un poco más. Los establecimientos educacionales municipales tienen un promedio de 241 puntos, en tanto los particulares subvencionados 262 y, finalmente los particulares pagados 302. Claramente los municipales en este sentido cobran una gran desventaja respecto a sus pares subvencionados y particulares pagados, situación que resulta ser más preocupante aun cuando los alumnos se encuentran ad portas de comenzar la educación media quien resulta de vital importancia a la hora de postular más tarde a la educación superior.

La medición de la calidad educativa también la hemos medido respecto a los resultados que evidencia la Prueba de Selección Universitaria, más conocida como PSU. El DEMRE es el responsable del desarrollo y construcción de instrumentos de evaluación y medición de las capacidades y habilidades de los egresados de la enseñanza media, llevando a cabo el diseño, implementación y evaluación de la PSU(DEMRE, 2014). A su vez realiza la categorización respectiva frente a las distintas ramas que posee la educación media, tales son la educación técnico profesional, la educación científico humanista diurna y la educación científico humanista nocturna. En base a esta categorización hemos segmentado el promedio de los resultados obtenido en 2013 de acuerdo a la dependencia administrativa de los establecimientos educacionales de todo el país, es decir la educación municipal, la educación particular subvencionada y finalmente la educación particular pagada.

Para el caso de la educación técnico profesional el puntaje promedio que se observa a nivel de establecimientos municipales es de 417 puntos, en tanto a los particulares subvencionados presentan 416 puntos respectivamente y los particulares pagados 458. Si observamos tanto los municipales como los particulares subvencionados se encuentran prácticamente igual, teniendo un punto más la educación técnico profesional municipal. La educación media nocturna obtiene el mismo promedio tanto para los establecimientos municipales, como particulares subvencionados y los particulares pagados. Con 400 puntos, se observan algunas diferencias en sus decimales, pero son mínimas. En tanto aquella que pareciera ser más significativa por los resultados que se observan es la educación científico humanista diurna, ya que los establecimientos municipales poseen un promedio de 451 puntos, mientras que los subvencionados 511 y los particulares pagados 601. Aquí las diferencias son claramente importantes teniendo en cuenta que cada segmento que los separa es de más de 50 puntos entre uno y otro. Cuando observamos  la situación municipal y particular pagada es de más de 150 puntos, lo que evidencia un problema grave que debe ser tratado y considerado a la hora de estudiar cuál es la calidad de la educación que se es entrega a los alumnos. El gráfico que elaboramos permite obtener una visión panorámica de los resultados PSU.

41-2

Tal como hemos observado los resultados de la educación en términos de SIMCE y PSU  nos muestran resultados que son preocupantes y que deben tenerse en cuanta a la hora de buscar las reformas que se requieren para una mejor educación. Desde los resultados podemos observar que existe una tremenda diferencia entre los resultados de un estudiante que asiste a una escuela o liceo municipal y un estudiante que asiste a un colegio o liceo particular pagado. Si lo vemos desde esta óptica podríamos decir que la calidad de la educación chilena va a depender estrictamente de los recursos que tiene o no la persona. En la mayoría de los casos los alumnos que recibe la educación municipal son de escasos recursos o se encuentran en una situación de gran vulnerabilidad, una excepción podría ser los colegios emblemáticos, a su vez aquellos que asisten a la educación particular subvencionada pueden desembolsar un copago por la educación que reciben y aquellos que pueden pagarla completamente asisten a los colegios particulares pagados y es donde no interviene el Estado.

El desempeño de los estudiantes y los resultados que obtienen tiene mucho que ver con la educación y la enseñanza que reciben de parte de sus profesores, es en este punto que pasamos a la segunda parte del análisis y observamos el desempeño docente de los profesores que día a día entregan instrucción y enseñanza a los estudiantes.

En esta segunda parte observaremos algunas evaluaciones cuantitativas y cualitativas de los docentes para proceder posteriormente a señalar algunas recomendaciones que creemos pertinentes puede contribuir a mejorar la calidad de la educación.

Para observar el desempeño de los docente es necesario comprender que El Sistema de Evaluación del Desempeño Profesional Docente (en adelante Evaluación Docente), se implementa en Chile desde el año 2003 y constituye un proceso obligatorio para los más de 70.000 docentes de aula que realizan su trabajo en establecimientos municipales, cuya matrícula corresponde al 42,1% del total de alumnos del país.

Esta evaluación constituyó el esfuerzo tripartito del gobierno de la época, el Colegio de Profesores y los más de 300 municipios a lo largo de todo el país. Por tanto, la estructura que presenta la evaluación se divide al mismo tiempo en tres niveles: Por una parte se encuentra el nivel central, seguido del nivel comunal para finalmente llegar al nivel escuela.

 

41-3

El nivel central que se encuentra integrado por el CPEIP del Ministerio de Educación, entidad que le corresponde la coordinación técnica para la adecuada aplicación de los procesos anuales de Evaluación Docente, la que para tales efectos dispone de las siguientes dos instancias técnicas asociadas: una asesoría técnica independiente y una comisión técnica asesora:

  • Asesoría Técnica Independiente: es impartida por entidades académicas de educación superior con experiencia comprobada en el área de la formación docente y la evaluación de desempeños profesionales a escala nacional. Desde su creación a la fecha, esta asesoría ha estado a cargo de MIDE UC, Centro de Medición de la Pontificia Universidad Católica de Chile, colaborando en la implementación del conjunto de procesos y operaciones que requiere la Evaluación Docente.
  • Comisión Técnica Asesora: se encuentra conformada por tres representantes de la asociación gremial de docentes con mayor representación en el país, tres académicos de educación superior designados por el CPEIP y tres representantes designados por la Asociación Nacional de Municipalidades con mayor representatividad del país.

A nivel comunal es necesario distinguir los roles que corresponden a la Comisión Comunal de Evaluación como entidad colegiada y a sus integrantes, el Coordinador Comunal de Evaluación y los Evaluadores Pares, como actores individuales:

  • Coordinador Comunal de Evaluación: esta condición se encuentra asignada a quien desempeña el cargo de Jefe del Departamento de Administración Municipal de Educación o de Director de la Corporación de Educación Municipal, según corresponda; quien puede delegar la ejecución de las funciones administrativas inherentes a la Evaluación Docente en un Encargado de Evaluación, pero no así la responsabilidad del proceso, que le corresponde por reglamento.
  • Evaluadores Pares: son docentes de aula del mismo nivel escolar, sector del currículo y modalidad del docente evaluado, a los que les corresponde la responsabilidad de aplicar la entrevista al docente, informarla y participar en la Comisión Comunal de Evaluación. Los evaluadores pares son anualmente seleccionados y preparados para realizar su función por el CPEIP, que establece las bases para esta selección, determinando el número de evaluadores pares requeridos para el proceso del año respectivo, mediante un proceso de postulación voluntario.
  • Comisión Comunal de Evaluación: es la entidad colegiada que tiene la responsabilidad de aplicar localmente el sistema de evaluación y que se encuentra compuesta por el Coordinador Comunal de Evaluación y por el conjunto de los evaluadores pares de la comuna. Tomar conocimiento y aprobar los reportes de resultados, considerando la información del contexto del docente evaluado y pronunciarse respecto de su nivel de desempeño final, para lo cual podrá ratificar el nivel de desempeño indicado en el reporte de resultados o modificar la evaluación final de un docente mediante acuerdo especialmente fundado, con la aprobación de, a lo menos, dos tercios de sus integrantes.

A nivel escuela es posible distinguir los roles que le corresponde a los docentes evaluados y a los Directores y Jefes de Unidades Técnico Pedagógicas.

  • Docentes evaluados: corresponden a todos los profesionales de la educación que, en conformidad a la letra a) del artículo 6º del Decreto con Fuerza de Ley 1, de 1996, del Ministerio de Educación, ejercen funciones en aula en establecimientos del sector municipal, administrados ya sea directamente por municipios o por corporaciones municipales y en los que habiendo sido municipales son administrados por corporaciones educacionales privadas, de acuerdo con las normas establecidas en el Decreto con Fuerza de Ley 1–3063, del Ministerio del Interior, de 1980. Conforme a la programación anual dispuesta para tales efectos por el CPEIP, corresponde que sean evaluados todos los docentes de aula del ámbito de la educación municipal, es decir, aquellos docentes que cumplen funciones en Educación Parvularia, Educación Básica, Educación Especial o Diferencial, Formación General de Enseñanza Media, Formación Diferenciada de Enseñanza Media Humanístico–Científica y especialidades de la Educación Media Técnico Profesional, y Educación de Adultos.
  • Directores y Jefes de Unidades Técnico Pedagógicas: a quienes corresponde emitir los informes de referencia de terceros, a través de una pauta estructurada especialmente diseñada por el CPEIP. En aquellos establecimientos en que no exista ninguno de dichos cargos, este informe deberá ser emitido por el superior jerárquico del profesor evaluado y por el Jefe Técnico Pedagógico comunal cuando exista.

La Evaluación Docente está basada en estándares que miden el desempeño de los docentes en función de los criterios establecidos en el Marco para la Buena Enseñanza. El objetivo principal de aplicar esta evaluación es mejorar las prácticas pedagógicas de los docentes. En base a él se construyen los cuatro instrumentos de evaluación:

  • La Autoevaluación, que completa el propio evaluado (10% del puntaje total);
  • El Portafolio, a través del cual cada docente entrega evidencias directas de su trabajo, incluyendo la grabación de una clase (60%);
  • La Entrevista por un Evaluador Par, realizada por un profesor de características similares al docente evaluado, empleando una pauta estructurada y una rúbrica de corrección (20%);
  • Y los Informes de Referencia de Terceros, emitidos por el Director y el Jefe de la Unidad Técnico Pedagógica (UTP) del establecimiento (10%).

Cada ítem se evalúa de acuerdo al desempeño que el docente contiene (Manzi, Gutiérrez, & Figueroa, 2011, p. 92):

  • El nivel Competente marca el estándar o nivel de logro esperado, señalando un desempeño profesional adecuado que, sin ser excepcional, cumple con lo requerido para ejercer profesionalmente el rol docente, de acuerdo al Marco para la Buena Enseñanza.
  • El nivel Destacado indica un desempeño que clara y consistentemente sobresale con respecto de lo que se espera, ya sea por la amplitud del repertorio de conductas demostrado por el docente, o bien, por la riqueza pedagógica que se agrega  al cumplimiento del indicador.
  • Bajo el estándar, el nivel Básico representa un desempeño que cumple con lo esperado solo en forma parcial o irregular.
  • En el nivel  Insatisfactorio se evidencian claras debilidades, que afectan significativamente el quehacer del profesor y comprometen las oportunidades de aprendizaje de los alumnos.

A continuación presentamos una tabla con el número de docentes evaluados por nivel, subsector y modalidad de enseñanza.

41-4

Al 2010 podemos observar que existen más de once mil docentes que han sido evaluados pertenecientes a los distintos grupos, ya sea, de primer ciclo, educación básica, media y especial. A continuación evidenciamos la segunda tabla resumen de las evaluaciones realizadas desde 2003 al 2011, considerando además aquellos docentes que sin justificación alguna han decidido oponerse a la evaluación, siendo esta una evaluación de carácter obligatoria para los docentes municipales.

41-5

A partir de la información de la tabla 2,  al 2010 el número de docentes que se someten a la evaluación es de 11.061, mientras que los que no aceptan someterse a la evaluación sin una causa justificada son al redor de 402. Si observamos lo anterior hay un gran número de docentes que es evaluado, pero pensemos que sólo los docentes municipales se someten a este proceso, quedando fuera los particulares subvencionados y también los particulares pagados.

Otros estudios nos permiten generar una comparación según la dependencia administrativa, lo que analiza el desempeño de los docentes de la educación particular subvencionada y a la vez en la municipal se someten a la evaluación docente(Castillo, González, & Puga, 2011, p. 199).

Como se observa en la tabla 3 las diferencias entre el número de actores que participan de la evaluación tanto en el ámbito municipal como subvencionado no es significativo. Lo que parece ser interesante de analizar es que según lo que señala la ley en todos los colegios debe realizarse la evaluación docente, sin embargo cerca de un 4% señala que no existiría evaluación docente en su establecimiento.

Tabla 3: Indicadores sobre Evaluación Docente según Dependencia.

Medias y Frecuencia de Respuesta Afirmativa (%)

 

INDICADOR ESCUELA MUN. ESCUELA PS. TOTAL
Número de actores que participan en la evaluación 3,187 3,145 3,174
Número de Actores que participan en la evaluación excluyendo profesores 2,745 2,594 2,694
Existe o no evaluación de la Actividad Docente (% afirmativo) 96,71 93,73 96,17

Fuente: Gestión y Efectividad en Educación (2011)

Por otra parte, aquellas escuelas que cuentan con  acceso a perfeccionamiento constante evidencia resultados prácticamente iguales en cuanto a que esta medida se utiliza como un incentivo para los profesores. Más del 70% de los docentes tiene acceso al perfeccionamiento. Sin embargo y lo que resulta preocupante es que menos del 50%  de los docentes tiene constantemente una asistencia técnica que le facilite el proceso de enseñanza o contribuya a una supervisión constante de los profesos educativos que se llevan a cabo en las aulas. A continuación presentamos la tabla 4 con las cifras recabadas(Castillo et al., 2011, p. 202).

Tabla 4: Escuelas con Acceso de los Profesores a Perfeccionamiento.

Frecuencias Relativas de acceso (%)

 

INDICADOR TOTAL ESCUELAS MUN. ESCUELAS PS.
Escuelas que usan perfeccionamiento como incentivo 70,64 71,02 74,01
Escuelas donde los Profesores accedes constantemente a Asistencia Técnica 47,21 49,09 41,98
 A (casos) 235 123 112

Fuente: Gestión y Efectividad en Educación (2011)

 

La tabla 5 evidencia las escuelas según dependencia administrativa respecto de cuáles son las que poseen distintos mecanismos de control de incentivos. Las diferencias en el uso de incentivos monetarios se ven mayor utilizadas en las escuelas particulares subvencionadas llegan a un 37%,  en las escuela municipales en cambio este solo alcanza un 24%.  Otro punto importante es que más del 80% controla los incentivos a través de la supervisión en aula, el 97% lo hace en relación a la definición periódica de metas y el 96%  frente al monitoreo de cumplimiento de planificación.

Tabla 5: Porcentaje (%) de Escuelas que utilizan distintos mecanismos de control e incentivos según dependencia administrativa.

 

Mecanismo Total Escuelas MUN Escuelas PS
Uso de Incentivos Monetarios 31,45 24,05 37,53
Monitorear desempeño estudiantes 92,54 94,33 91,08
Supervisión en el Aula 81,54 82,08 81,10
Definición periódica de metas 97,46 97,98 97,03
Revisión desempeño en reuniones 40,72 37,59 43,30
Monitoreo cumplimiento planificación 96,19 95,65 96,62
A (casos) 235 123 112

Fuente: Gestión y Efectividad en Educación (2011)

Al tenor de los datos expuestos podemos sacar algunas conclusiones: En primer lugar los resultados SIMCE Y PSU, claramente desfavorecen a la educación municipal respecto a los Particulares subvencionadas y más aún de los particulares pagados, las diferencias que se observan en términos de resultados generan una gran preocupación, esto es sin duda una de las razones acerca de por qué se ha puesto en cuestionamiento la continuidad de la educación a cargo de los municipios.  Por lo que nuestra hipótesis uno estaría herrada ya que las diferencias de resultados entre un segmento administrativo y otro son considerables.

Respecto a la evaluación de los docentes, si bien Chile ha avanzado mucho en materia de evaluación docente la realidad nos muestra que sólo algunos profesores son evaluados, además de aquellos que sin justificación no se someten al proceso, sumado a lo anterior los bajos resultados que muchos de ellos obtienen en alguno de los cuatro procesos evaluativos que caracteriza a la evaluación docente nos hace preguntarnos donde deben focalizarse las reformas. Por otra parte vemos que los incentivos monetarios a nivel municipal son muy inferiores a los que se otorgan a nivel de escuelas subvencionadas y más aún en las particulares pagadas, finalmente  la supervisión contante también es escasa. Por tanto, a pesar de que existe una política nacional de evaluación esta debe reconsiderar el foco de atención y poner especial énfasis en la instrucción, capacitación e incentivos contantes a los docentes. Nuestra hipótesis dos frente a los antecedentes recopilados estaría correcta.

Frente a los resultados de logros académicos o de acceso a la Universidad,  en el caso de la PSU, la situación será difícil de superar si primero no mejora la enseñanza que entregan nuestros docentes. El foco de atención se ha puesto mucho en los malos resultados, sin embargo debemos preguntarnos a qué responden estos resultados y si existe una causa efecto entre lo que el profesor enseña y los resultados que se obtienen.

 A nivel país y si buscamos generar un mayor desarrollo  pocas cosas son tan importantes para la calidad de la educación como la buena enseñanza. La preponderancia de la evidencia no solo indica el impacto de una enseñanza de calidad sobre el desempeño estudiantil, sino que muestra también que es un beneficio acumulativo. Se ha demostrado que por cada año en que un estudiante cuenta con un buen docente, aumenta el beneficio de su impacto. Inclusive, en algunos casos a nivel mundial, se ha encontrado que estudiantes que provienen de hogares de bajos ingresos y que cuentan con buenos docentes por tres años seguidos o más, alcanzan niveles de desempeño promedio similares a los de sus pares que provienen de hogares de clase media(Manzi et al., 2011, p. 231)

La buena enseñanza, por lo tanto, podría ser uno de los más potentes correctivos de inequidad en la distribución de oportunidades para la vida. No obstante, como muchos otros recursos importantes, la buena enseñanza es escasa, es por ello que  la evaluación puede contribuir de manera directa al mejoramiento de las prácticas de aula a través de la identificación y divulgación de buenas prácticas. Esto contribuiría mejorar las técnicas que los profesores utilizan en la metodología de enseñanza desde un ámbito memorizador, a uno más analítico, crítico y reflexivo por parte de los estudiantes.

Al tenor de lo expuesto, nuestra propuesta es que a través de la mejora en la instrucción, capacitación constante y evaluación de los profesores, sumado a una batería importante de incentivos y sobre todo a través de la dignificación de lo que significa la carrera docente en Chile, es posible revertir los resultados académicos de los estudiantes a nivel municipal. Pensemos que muchos de los profesores que están en las escuelas municipales, no tienen los incentivos suficientes para estar ahí, además de todas las otras tareas que deben realizar además de ser docentes, las ganas de trabajar en un escuela municipal son escasas, debido al contexto en que se desenvuelven y a que claramente las condiciones son muchísimo más adversas que en una escuela particular subvencionada o una particular.

La educación municipal debe ser aquella que más atención reciba si queremos mejorar los resultados, desmunicipalizar de acuerdo a nuestro argumento, no garantiza una mejora en la calidad de la educación, es más eso contribuiría a burocratizar aún más los procesos educativos y llevar adelante reformas no solo en los administrativo sino también lo fiscal. No sabemos cómo sería la distribución de los ingresos. Un mejor desarrollo para la educación municipal se asocia principalmente a los instrumentos que seamos capaces de entregar a los sostenedores de los colegios así como también al municipio, para nadie es una novedad que los recursos son escasos cosa que afecta enormemente al desarrollo de mejores incentivos para los profesores, así como la infraestructura y los recursos tecnológicos, ambientes adecuados para los estudiantes, entre otras muchas variables que determinan el buen rendimiento de un alumno. Sin embargo creemos que el más importante tiene que ver con el compromiso que realice cada docente a la hora de enseñar en el aula de clases, para ello y de acuerdo al informe McKinsey (Barber & Mourshed, 2008) se extraen algunas de las prácticas que han funcionado en los países que buscan mejorar la calidad de la educación y que han dado resultado. Este estudio es importante porque recopila las experiencias mundiales de países exitosos y señala la metodología adecuada para alcanzar ese objetivo.

Esta tesis postula que los docentes con bajo desempeño generan estudiantes con bajo desempeño, y al revés aquellos docentes con buen desempeño generan estudiantes con buenos resultados.

A continuación presentamos un gráfico(Barber & Mourshed, 2008, p. 13) que deja en evidencia los resultados del 20% superior y del 20% inferior de acuerdo a la lógica de alto o bajo desempeño. La diferencia que existe entre el 20% superior y entre el 20% inferior de cincuenta y tres punto porcentuales, lo que no claramente podría incidir en la diferencia de un colegio municipal y uno particular pagado, si los se mejorara el desempeño de los docentes a nivel municipal.

41-6

Para mejorar lo anterior, es necesario conseguir las personas aptas para ejercer la docencia, desarrollarlas hasta convertirlas en instructores eficientes y garantizar que el sistema educativo sea capaz de brindar la mejor instrucción posible a todos los estudiantes. Además de lo anterior se debe mejorar el status que se le da al profesor, fomentando por ejemplo el pago de buenos salarios al inicio de la vida profesional. Por otra parte, la capacitación debe ser contante con el objetivo de detectar y mejorar las posibles falencias que se observen durante toda la carrera docente. Otra cuestión muy importante es que los profesores están solos brindando la enseñanza, no se observa un trabajo en equipo donde compartir las experiencias de uno y otro, esto  sirve como referente para el aprendizaje entre los pares y enriquece aún más los métodos de enseñanza que se llevan a cabo. Esta situación debe cambiar y generar un ambiente de equipo de trabajo que se oriente al desarrollo de metas comunes lo que beneficiaría a toda la comunidad escolar, para esto es necesario un buen liderazgo de los Directores y sostenedores de cada escuela. Un buen liderazgo con una estrategia bien definida puede conllevar a excelentes resultados posteriores.

La educación municipal presenta los siguientes problemas, baja calidad: malos resultados SIMCE comparativamente,  baja calidad de los docentes, sumado a que las evaluaciones son solo para el sector municipal quedando exentas la particular subvencionada y la particular pagada para tener una visión comparativa panorámica de la situación global.

Por tanto creemos que desmunicipalizar la educación sería un grave error, puesto que atenta contra el principio de descentralización, sacrifica la 2/3 de la educación pública municipal que obtiene buenos resultados, atenta contra la libertad de los Padres de poder elegir dónde quieren matricular a sus hijos y además no mejora el desempeño docente que es lo que a partir de experiencias exitosas en otros países del mundo se ha realizado y que efectivamente contribuye a una mejora en la calidad de la educación en el mediano y largo plazo.

Conclusiones

La educación municipal está siendo cuestionada y se ha propuesto su desmunicipalización. A nuestro parecer creemos que esto afecta tremendamente a la descentralización, los principios de libertad de libre elección y sacrifica a dos tercios de la educación pública  que si obtiene buenos resultados. Creemos que el foco para mejorar la calidad de educación debe centrarse en la formación de los docentes, en su capacitación y en su evaluación contante, de acuerdo a las experiencias exitosas de otros países del mundo se han llevado a cabo, independiente del contexto cultural que cada uno de ellos presente. Un profesor con una buena instrucción generará buenos resultados académicos y de aprendizaje en el alumno.  Si bien existen otras variables asociadas por ejemplo a la administración o la situación socioeconómica de los estudiantes, esta perspectiva se ha centrado en los resultados académicos y de evaluación docente buscando obtener un diagnóstico general, para posteriormente realizar las recomendaciones que creemos deberían ser pertinentes de llevar a cabo centrando el foco de la calidad de la educación NO en el traspaso al poder central de la educación municipal, sino más bien centrándonos en el núcleo fundamental que para nosotros lo constituye el proceso formativo de los estudiantes. Es el sistema político el que debe garantizar una buena instrucción para todos los alumnos de nuestro país, sin embargo para que esto sea efectivo, no es menos cierto que la formación y la carrera docente son de una importancia vital para llevar a cabo las reformas necesarias que contribuyan a mejorar la educación en Chile.

Bibliografía

Agencia de Calidad de la Educación. (2014). ¿Qué es el Simce? Retrieved April 30, 2014, from http://www.agenciaeducacion.cl/simce/que-es-el-simce/

Barber, M., & Mourshed, M. (2008). Cómo hicieron los sistemas educativos con mejor desempeño del mundo para alcanzar sus objetivos. Education Policy Analysis Archives, 11(5), 1–32.

Castillo, P., González, A., & Puga, I. (2011). Gestión Educativa Municipal: evidencias comparativas entre establecimientos municipales y particulares subvencionados. Revista Iberoamericana de Estudios Municipales, 42.

DEMRE. (2014). DEMRE – Departamento de Evaluación, Medición y Registro Educacional. Retrieved April 30, 2014, from http://www.demre.cl/demre.htm

Manzi, J., Gutiérrez, R. G., & Figueroa, Y. S. (2011). La evaluación docente en Chile. MIDE UC. Retrieved from http://www.mideuc.cl/libroed/pdf/La_Evaluacion_Docente_en_Chile.pdf

 

 

 

 

 

 

 

 

 

EDITOR RESPONSABLE: Catalina Riquelme T.,  Cientista Político

 

 

 

 

 

[1] En base a la categorización realizada por el DEMRE.