Bien vale la aclaración: buen momento del Frente Amplio no se puede vincular a las marchas en contra de las AFP, dicen analistas

¿El Frente Amplio podría capitalizar el malestar ciudadano que existe hacia el modelo previsional para su propia estrategia política y electoral? Manuel Antonio Garretón, sociólogo de la Universidad de Chile, y Pablo Rodríguez, investigador del Instituto Libertad, entregan algunas claves, siendo una de ellas la “relación directa con los movimientos sociales y las grandes audiencias populares”.

La gran asistencia a la marcha en contra del sistema de pensiones que lideró el movimiento “No+AFP” el pasado domingo 26 de marzo, aparte de traer de vuelta la gente a la calle, levantó la figura de quien viene comandando este tema hace bastante tiempo, como lo es el dirigente Luis Mesina, al punto de ser mencionado como potencial candidato presidencial para la primaria del Frente Amplio.

Por otro lado, la propia organización, al ser parte del conglomerado que fundaron los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric, hoy cobra un impensado realce por estar a la cabeza de las próximas convocatorias a actos masivos que se van a realizar durante la campaña en curso.

Dadas así las cosas, ¿el FA podría capitalizar el malestar ciudadano que existe hacia el modelo previsional para su propia estrategia política y electoral?

Relacionar componentes sociales

Con cautela, Manuel Antonio Garretón, sociólogo de la Universidad de Chile, sostiene que “por un lado está la manifestación exitosa en contra de las AFP y por el otro el hecho de que la persona que está dirigiendo las protestas, que es Luis Mesina, ya dijo que no se iba a involucrar en lo político”.

“Lo que pasa con el Frente Amplio es que sí está buscando relacionar aquellos componentes sociales con la próxima elección parlamentaria, que será difícil para todos. Por eso que necesitan tener un liderazgo presidencial fuerte para competir”, comentó a Cambio21.

“Pero como sabemos -recalca el docente-, el FA pide condiciones para el que tendría que ser su líder presidencial: que no sea cercano a la Nueva Mayoría, que se relacione directamente con los movimientos sociales y las grandes audiencias populares y que su perfil político permanezca y se identifique con ellos después de la elección de noviembre. Y en ese contexto, Mesina podría ser considerado”.

Poco margen

Desde el Instituto Libertad, el investigador Pablo Rodríguez descartó una ligación entre la marcha en contra de la AFP y el posicionamiento público del Frente Amplio y de uno de sus miembros, Luis Mesina.

Sin embargo, el analista destacó una “virtud en el hecho de este tipo de acciones sirve para levantar temas ante la agenda, por mucho que la discusión de las AFP sea técnico y difícil de entender por la gente”.

“Veo poco margen. Van a salir propuestas del gobierno y de los candidatos presidenciales, las que no creo que se puedan vincular con un sector determinado. No hay que olvidar que la molestia ciudadana es hacia toda la clase política”, indicó a este medio.

En lo personal, Rodríguez también redujo las posibles aspiraciones presidenciales de Mesina.

“Cae en imprecisiones y errores garrafales que constantemente son corregidas y, además, cada vez que habla es muy cuestionado. Si bien está a la cabeza de las convocatorias a protestas en contra del sistema económico que nos rige, la ciudadanía no lo relaciona con algo que trascienda de su actuar personal”, concluyó.

Fuente: Cambio21