Nº85 Nuevas negociaciones del Acuerdo Transpacífico

Como es tradición, el mes de Noviembre marca la realización de la cumbre del foro de cooperación económica del Asia Pacífico (APEC). La cita, que este año se realiza en la ciudad de Da Nang, Vietnam, bajo el tema “Creando nuevo dinamismo, fomentando un futuro compartido”, será particularmente importante para el futuro comercial de la región, pues será el lugar de anuncio del posible reimpulso de la iniciativa del tratado transpacífico de cooperación económica (TPP) ahora negociado entre 11 países, luego de la salida de Estados Unidos por orden del presidente Trump.

Lo que se concluya en Vietnam es trascendente para la región más dinámica del mundo, y aquella que por ahora concentra los mayores índices de crecimiento y producto bruto del planeta. Si bien la salida norteamericana rebaja en 40% el prospecto económico del acuerdo, las naciones restantes, lideradas por Japón, Canadá y Australia siguen presentando oportunidades interesantes, y la naturaleza misma del TPP lo posiciona como el acuerdo de libre comercio más moderno y avanzado de la historia. Estar presentes en las definiciones de los principios comerciales futuros es una obligación para los países de mercado abierto, a modo de incluir sus intereses y aprovechar las ventajas comparativas de la nueva normativa.

Chile está llamado a ejercer un rol importante en este nuevo intento por regularizar las reglas del comercio en la región. Uno de los miembros originales del P4, predecesor y base de la iniciativa transpacífica, nuestro país fue también sede de la primera reunión post salida estadounidense, cuando en marzo recibiera en Viña del Mar a sus 10 miembros en el marco de una reunión de la Alianza del Pacífico. En ella se acordó realizar los esfuerzos necesarios para continuar con la liberalización del comercio internacional y evitar el proteccionismo. Adicionalmente, Chile retomará un rol protagónico en 2019, año que la cumbre de líderes del Asia Pacífico se desarrollará en nuestro país, y que históricamente ha sido la ocasión para hacer anuncios o firmar acuerdos.

Al mismo tiempo, la salida de Estados Unidos y su impacto en la percepción de los beneficios o amenazas del TPP para la población chilena da paso para la discusión técnica y política sobre la pertinencia de participar en esfuerzos como el TPP, explicando los beneficios regulatorios por sobre las apreciaciones básicas de crecimiento de ingresos o las consideraciones ideológicas sobre la liberalización del comercio internacional, base del modelo de desarrollo del país desde su reinserción internacional en los 90.

II. Impacto económico de la salida de Estados Unidos y prospecto de nuevo TPP

A sólo tres días de asumir el poder, el 23 de enero de 2017, el presidente estadounidense Donald Trump decretó la salida de su país del acuerdo transpacífico. Por considerarlo “ridículo”, y un peligro para el empleo y compañías nacionales, en sólo unos pocos días el nuevo presidente echó por tierra casi una década de acercamientos y negociaciones que no sólo representaban el legado de su antecesor, Barak Obama, sino que también un costoso acuerdo que era percibido y criticado regionalmente como un texto gestionado y definido en base a los intereses de su propio país.

La salida del país más grande de este tratado plurilateral simplemente destruyó las posibilidades reales de su aplicación. Esto basado en las cláusulas de adhesión que implícitamente requerían del beneplácito de Estados Unidos para llevarlo adelante. El artículo 30.5, Nº2 del TPP estipula lo siguiente:

“En caso de que no todos los signatarios originales hayan notificado por escrito al Depositario sobre la conclusión de sus procedimientos legales aplicables dentro de un plazo de dos años desde la fecha de firma de este Tratado, éste entrará en vigor a los 60 días siguientes a la expiración de este periodo si al menos seis de los signatarios originales, quienes en conjunto sumen al menos el 85 por ciento del producto interno bruto combinado de los signatarios originales en 2013, han notificado por escrito al Depositario la conclusión de sus procedimientos legales aplicables dentro de este plazo.”

Fuente: Traducción TPP, DIRECON.

Considerando entonces que del 40% del PIB mundial acumulado por las 12 naciones firmantes del TPP, el 22, 53% correspondía sólo a Estados Unidos, era imposible pensar en un acuerdo sin la participación de la superpotencia y la de Japón al mismo tiempo. Además, la salida de Trump supone un golpe importante también para la participación del conglomerado en el comercio mundial, donde el TPP acumulaba el 20% de los intercambios globales.

Bajo este escenario, es entonces necesario para alcanzar cualquier acuerdo a futuro la reforma de a lo menos esta cláusula de entrada en vigencia, estableciendo los mismos porcentajes pero de los miembros restantes, lo que dejaría a Japón como la potencia dominante, o bien fijando otras alternativas.

Petri, Plummer, Urata y Zhai (2017) han realizado estudios sobre los efectos económicos del TPP desde sus negociaciones iniciales, los que han sido fuente para informes previos en la materia. Ante este nuevo escenario han optado por hacer una comparación entre el TPP12, el original con todos los miembros, y el TPP11, acuerdo potencial si es que no se modificaran en este minuto más que las cláusulas de entrada en vigor y adhesión antes mencionadas. Adicionalmente, las tablas a continuación presentan una tercera alternativa, el TPP16, que sería el desempeño económico del TPP bajo la hipótesis de un tratado con 11 países al cual se le sumen posteriormente 5 países que ya habrían demostrado interés por sumarse a la iniciativa original del tratado transpacífico, estos son: Corea, Filipinas, Indonesia, Tailandia y Taiwan.

Tabla 1: Variación Ingresos Reales a 2030, distintos escenarios TPP en miles de millones de dólares.

Fuente: Petri, Plummer, Urata y Zhai (2017)

De acuerdo a sus análisis, si bien Chile al igual que el resto de los países del TPP original pierden algo de ingresos reales potenciales a 2030 producto de la salida de Estados Unidos, dicha pérdida puede ser recuperada e incluso mejorada ante la eventual negociación con los socios comerciales extras.

En cuanto a variación porcentual, podemos apreciar lo marginal que sigue siendo el TPP para Chile, un país que ya cuenta con tratados de libre comercio con todos los socios que participan del acuerdo transpacífico.

Tabla 2: Variación Porcentual Ingresos Reales a 2030, distintos escenarios TPP.

Fuente: Petri, Plummer, Urata y Zhai (2017)

El mismo efecto podemos ver en términos de la variación porcentual en el volumen de exportaciones, donde chile experimenta una pérdida marginal, con presumible crecimiento de un punto y medio en caso de concretarse un TPP16. Son más bien los países que no cuentan con tratados comerciales con Estados Unidos los que más sufren la huida del gigante norteamericano, lo que representa una enorme oportunidad de expansión de los mercados para sus productos nacionales.

Tabla 3: Variación Porcentual Exportaciones a 2030, distintos escenarios TPP

Fuente: Petri, Plummer, Urata y Zhai (2017)

Es más, esta realidad es más patente cuando cambiamos el objetivo hacia el impacto como porcentaje del PIB y bienestar económico de los países participantes. Allí, como en informes previos, es posible afirmar que un acuerdo que les dé entrada a todos los miembros del TPP al mercado norteamericano no hace más que afectarnos de manera negativa, aunque marginal, por cuanto se corrige alguna desviación de comercio que nos beneficia sobre nuestros competidores. La tendencia se revertiría, incluso llegando a cifras marginales, pero positivas, en caso de alcanzar un TPP11 y eventualmente un TPP16, como lo demuestra la tabla a continuación.

Tabla 6: Impacto del TPP como porcentaje de PIB y Bienestar Económico millones de dólares canadienses.

Fuente: Dade y Ciuriak (2017)

¿Si los impactos positivos son tan mínimos, entonces por qué continuar con las negociaciones del acuerdo? La respuesta sigue siendo económicamente la misma que ante el TPP original. Chile, salvo el logro de alcanzar acuerdos que permitan la entrada de nuevos y más productos a los mercados con los que ya tenemos acuerdos de libre comercio no percibe un gran desarrollo económico en términos de intercambio. Lo que beneficia al país, como economía abierta al comercio internacional es permanecer a la vanguardia regulatoria de los acuerdos del futuro, sobremanera en un contexto de mandatos relacionados al desarrollo sustentable.

La homogenización de regulaciones en materias fitosanitarias, de inversión pública, leyes laborales, derechos humanos y mecioambiente hacen más competitiva a nuestra economía que se encuentra más cercana a niveles del mundo desarrollado que la mayoría de los países en vías de desarrollo. De esta manera podemos asegurar que no se produzcan desventajas competitivas ante socios comerciales que no tienen los mismos estándares de calidad o trato por los trabajadores, lo que eventualmente produce precios artificialmente bajos.

En otro sentido, la homogenización de la normativa de comercio en la región Asia-Pacífico es una necesidad imperiosa para nuestros sectores exportador e importador, puesto la región y por sobre todo Chile sufren de la superposición de numerosos tratados y alternativas de acuerdo bilaterales a escoger al momento de comerciar, en lo que se ha denominado el ‘noodle bowl’ o plato de fideos de acuerdos comerciales, lo que dificulta a nuestros productores sin asesoría especializada utilizar la mejor opción para evitar tarifas aduaneras.

Por último, es importante para un país como Chile, que aspira a dar algún valor agregado a sus exportaciones, insertarse en las cadenas de valor productivo que se desarrollan en el Asia del Este, lugares donde podríamos explorar posibilidades de industrialización de nuestros productos si las reglas de origen del TPP permitieran comerciar estos productos en cadena tal como si fuesen de origen nacional para efectos de impuestos y tarifas aduaneras.

III. Impacto político y estratégico de la salida de Estados Unidos y nuevo TPP

Tal vez lo más importante para cierto sector de los firmantes del TPP original es que la salida de Estados Unidos acaba con la estrategia geopolítica que representaba el acuerdo comercial. El reencuentro con el Asia propuesto por el presidente Obama y su secretaria de Estado, Hillary Clinton, consideraba la parte económica como un aliciente para sus aliados políticos y militares en la región, generando mayor interdependencia entre ellos.

Así algunos estados, y principalmente Japón, se encontraban dispuestos a firmar acuerdos a veces polémicos para el mercado nacional en ciertos sectores, con la aspiración que un acuerdo de esta naturaleza entregaba una señal potente de unidad y ayuda mutua ante los avances de China en la región. Precisamente, el gigante asiático no era parte del diseño del TPP, imponiendo ciertas obligaciones que son por ahora imposibles de asumir para China, lo que a su vez podría impactar a favor de Estados Unidos en cuanto a su balanza comercial con esa nación.

Precisamente Japón, el socio más grande de los que quedan en el TPP espera que la firma y aprobación de un acuerdo con escasas modificaciones sea atractivo para la próxima administración estadounidense, o bien que el avance de la iniciativa y los vaivenes de la economía internacional presionen a Estados Unidos a participar nuevamente del acuerdo estratégico. Eso sí, la conducción del acuerdo será un desafío, puesto la salida del principal socio puede ser recibida como una oportunidad por el resto de los países para renegociar entregas que habrían hecho bajo presión norteamericana, lo que puede complicar la firma.

Por otra parte, la salida de Trump del TPP es sintomática de la visión del presidente estadounidense sobre el comercio internacional y la tercerización de trabajos norteamericanos al Asia. El proteccionismo del presidente Trump pone en entredicho la adhesión de países que se encontraban buscando ya acuerdos con Estados Unidos, o peor aún, la incógnita del futuro del NAFTA motivará a México y Canadá a moderar el ritmo con el que se tomen decisiones en torno al TPP11.

El Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, ya ha mencionado su interés por revisar el tratado original a modo de incluir principios o elementos progresistas, incluyendo la adición de estándares más altos en derechos humanos, de los trabajadores, igualdad de género y exigencias medioambientales mayores. En realidad este movimiento ya ha sido interpretado por los demás socios como un esfuerzo tanto por revisar las ventajas que Canadá dio durante las negociaciones con EE.UU. en la mesa como así también la espera de dilucidar la situación del pacto de Norteamérica antes de comprometerse internacionalmente.

Para Chile,

IV. Conclusión

¿Es necesario o beneficioso entonces que Chile participe y llegue a acuerdo en torno a la iniciativa del TPP sin Estados Unidos? La respuesta es a todas luces sí, en la medida que se entienda que la adhesión no responde a un beneficio monetario directo, ya obtenido con los tratados bilaterales ya en vigor, sino como herramienta útil en relación a las necesidades de presencia política de Chile en el Asia-Pacífico, su influencia como país pionero en acuerdos comerciales y las ventajas competitivas y de creación de cadenas de valor transpacíficas que aprovecharíamos.

V. Referencias

Dade, C., y Ciuriak, D. (Junio 2017). The Art of the Trade Deal: Quantifying the benefits of a TPP without the United States. Canada West Foundation Trade & Investment Centre. Disponible en: http://cwf.ca/wp-content/uploads/2017/06/TIC_ArtTradeDeal_TPP11_Report_ JUNE2017.pdf

Escobar, L. (Octubre 2016). Estimación de beneficios potenciales del TPP para Chile derivados de la regla de acumulación de origen. Estudio Realizado para la Dirección Económica del Ministerio de Relaciones Exteriores. Disponible en: https://www.direcon.gob.cl/wp-content/uploads/2016/11/Luis-Escobar-Estimacion-Beneficios-Potenciales-Acumulacion-Origen-TPP.pdf

O’Ryan, R. (Noviembre 2015). Efectos estimados y potenciales en la economía chilena de la entrada en vigencia del Acuerdo Transpacífico de libre comercio. Informe solicitado por la Dirección General de Relaciones Económicas Internacionales. Disponible en: https://www.direcon.gob.cl/wp-content/uploads/2016/11/ORyan-Efectos-estimados-y-potenciales-econom–a-chilena-TPP.pdf

Petri, P. y Plummer, M. (Octubre 27, 2017). US Must Get Back into the Game in the Asia Pacific. The Hill. http://thehill.com/opinion/finance/356717-us-must-get-back-into-the-game-in-the-asia-pacific

Petri, P., Plummer, M., Urata, S., y Zhai, F. (Octubre, 2017). “Going It Alone in the Asia-Pacific: Regional Trade Agreements Without the United States”. Working Papers, Peterson Institute for International Economics. Disponible en: https://piie.com/system/files/documents/wp17-10.pdf

The Economist (4 de Mayo, 2017) Can TPP goa head without America? Disponible en: https://www.economist.com/news/asia/21721683-pacific-trade-pact-would-still-benefit-other-11-members-can-tpp-go-ahead-without-america

Transpacific Partnership Agreement (TPP). Traducción oficial al español DIRECON. Disponible en: https://www.direcon.gob.cl/wp-content/uploads/2014/04/Texto-TPP-en-Espa–ol-Legalizado.pdf

Yáñez, L. (Octubre 2016). Estimación de beneficios potenciales del TPP para Chile derivados de la regla de acumulación de origen. Estudio Realizado para la Dirección Económica del Ministerio de Relaciones Exteriores. Disponible en: https://www.direcon.gob.cl/wp-content/uploads/2016/11/Leopoldo-Y—-ez-Betancourt-Estimacion-Beneficios-Potenciales-Acumulacion-Origen-TPP.pdf

AUTOR: Antonio Canale-Mayet, Cientista Político.